Muchas personas me preguntan sobre si realmente la variedad de la uva influye tanto en un vino.

En el artículo de hoy voy a explicarte por qué la variedad de uva resulta realmente relevante para que podamos entender un vino. De hecho, en multitud de países se considera el factor más importante para determinar las diferencias entre los vinos. De tal forma que, gran parte de la gente apostará por tener en cuenta el origen del vino a la hora de elegirlo, mientras que otra parte optará por fijarse en la variedad del mismo.

Las variedades de uva con las que se elabora un vino te darán pistas acerca del origen del mismo y de lo que puedes encontrar dentro de la botella. Son un factor determinante para elegir un buen caldo.

 

 

6 Matices que aporta la variedad de uva

 

El vino puede ser monovarietal, cuando se ha elaborado con una única variedad de uva. Este es el caso de los vinos de Campos Góticos que elaboramos con uva 100% Tempranillo.

No obstante, el vino también puede ser multivarietal o plurivarietal, cuando en su elaboración se han incluido dos o más tipos de uva. Se conocen casos en los que incluso se han llegado a combinar hasta 13 variedades diferentes en un vino de alta calidad.

 

1# Peculiaridades del producto

 

La variedad de uva es un tema complejo, pues existen clasificaciones de cientos de variedades y cada una de ellas con sus peculiaridades; dadas por la variedad de uva en sí y por los matices que aporta a la misma el lugar de cultivo.

Siempre me gusta poner un ejemplo. Piensa que en vez de uvas estamos hablando de alubias. Una fabe de Asturias nada tiene que ver con una de riñón de Saldaña. Ambas son alubias, pero diferentes en tamaño, forma o color y lo más importante, en su sabor.

2# Lugar de cultivo de la variedad

 

Evita caer en un error frecuente. Hay ciertas personas que confunden algunas variedades de uva muy conocidas con regiones vinícolas o Denominaciones de Origen donde se cultivan.

Por ejemplo, confunden la variedad de uva Verdejo con la Denominación de Origen Rueda o la variedad de uva Albariño con la Denominación de Origen Rías Baixas.

Sin embargo, muchas de estas variedades de uva están siendo cultivadas en otras zonas o regiones en la actualidad.

Puedes apreciarlo en primera persona realizando un sencillo ejercicio. Si sirves en varias copas vinos de diferentes variedades como un Tempranillo de la Ribera del Duero, un Mencía del Bierzo y un Prieto Picudo de los Arribes; detectarás los matices que aporta el lugar.

 

3# Región de cultivo

 

Continuemos con un ejercicio de mayor dificultad. Ahora sí, se trata de centrarnos en una zona o región de cultivo en concreto. Para ello haremos la cata con la misma variedad de uva.

Prueba a servir un Tempranillo de la Ribera del Duero, un tempranillo de la Rioja Alta y otro de la Rioja Baja. Seguro que encontrarás matices claros que marcan la diferencia, solo que en este caso esas discrepancias ya no vienen determinadas por la variedad de uva, sino por el lugar donde se han cultivado y elaborado el vino.

 

4# Elaboración del vino

 

Tras comprobar que tanto la variedad de la uva como el lugar de cultivo son determinantes, toca el turno de explorar como se trabajan los vinos que luego salen a la venta.

Entra en juego la elaboración del vino. Primero tenemos en cuenta la materia prima de la que venimos hablando, la uva. En segundo lugar, el método para trabajarla, que en general, tiene como objetivo realzar sus peculiaridades y sutilezas, así como mitigar aquello negativo que pudiera tener.

Pongamos por caso que la uva tuviera una correcta maduración fenólica, entonces procedemos a fermentaciones más extractivas si así lo queremos. Si por el contrario, nuestra variedad de uva no tuviera la maduración suficiente, con pepitas de cierto verdor y astringencia; sería inadecuado proceder a fermentaciones a altas temperaturas, pues aportaríamos esas partes negativas de la uva al vino.

 

5# Reconocimiento de la uva y su zona de producción

 

Una cuestión que me han planteado muchas veces es la relativa a ¿por qué si existen variedades de uva que son más reconocidas por su calidad, se siguen cultivando otras variedades que parecen de una calidad menor?

La reflexión es compleja. Quizá la variedad que tiene un reconocimiento relativo de calidad en unas zonas de producción, en otras zonas donde el reconociendo es menor, ocurriría que si se plantara otra variedad de uva los resultados serían aún peores.

Suele ocurrir que la tierra, la pluviometría, o el clima son influyentes también a la hora de plantar una variedad u otra y obtener una calidad u otra. Todo cuenta.

 

6# Variedad de uva en vinos Campos Góticos

 

En Bodega Campos Góticos todos nuestros viñedos son de la variedad de uva Tempranillo.

La variedad Tempranillo es la más plantada en toda España. De hecho, todas las regiones vinícolas que elaboran vinos tintos tienen esta variedad. Sin embargo, como te he apuntado, no en todos los sitios la planta se comporta de la misma forma, ni se obtiene la misma calidad.

Las plantas, como las personas, están influenciadas por una serie de circunstancias que determinan en gran medida su forma de ser y de vivir.

Los climas definen cuantiosamente la vida de las personas, vemos grandes diferencias entre los habitantes del norte de Europa con los países del sur, aunque simplemente sea por el influjo del número de horas de sol. Ocurre algo similar con las plantas.

En Campos Góticos, los viñedos están situados a 900 metros de altitud, en la meseta castellana en el centro – norte de España. Si miras en un mapa de la península, situando Madrid como centro de la misma, a 200 Km al norte está la Ribera del Duero.

En el norte de España el clima es menos benévolo que en la cuenca del Mediterráneo. Tenemos inviernos fríos y largos, pudiéndose alcanzar temperaturas de 15º bajo cero. En cambio, los veranos son de días calurosos y noches frescas. Con oscilaciones de hasta 20 grados entre día y noche.

Estas particularidades en pleno proceso de maduración de la uva le otorgan una gran personalidad y carácter. Le aportan colores “antocianos” y aromas “temperos” que se acumulan en la piel de la uva.

La maduración fenólica compuesta por los azúcares en forma de fructosa y sacarosa, se convertirán posteriormente en alcohol durante la fermentación en la bodega y en otros compuestos como los taninos y diferentes ácidos.

Con estas singularidades la Ribera del Duero se ha posicionado a la cabeza de las zonas vinícolas españolas, que es como decir del mundo, para conseguir vinos de la más alta calidad.

La Tempranillo es cultivada también en La Rioja, La Mancha, Penedés, Extremadura o Jumilla; pero en ninguna alcanza los niveles de calidad que logra en la Ribera. Entendamos esto siempre de forma generalizada, ya que puede haber bodegas que estando en otras regiones, puedan alcanzar uvas tempranillo y formas de elaboración de buena calidad. La excepción confirma la regla.

 

Y tú, ¿Te fijas en la variedad de uva cuando eliges un vino? ¿Te parece determinante?

 

Espero haber resuelto las dudas a todos los que me habéis preguntado si realmente la variedad de uva influye tanto como se dice o se tiene en cuenta.

Como ves, hay diversos motivos por los que un vino nos puede cautivar finalmente, pero uno de ellos, y de gran importancia, se debe a los matices que aporta la variedad de la uva.

Me encantaría que comentaras qué te ha parecido este artículo y me contaras si tú también das importancia a la variedad de uva con la que se ha elaborado el vino.

 

Acerca del autor de este post, Pedro Gallego

Soy Pedro Gallego, fundador y enológo de Bodega Campos Góticos. A través de este blog quiero compartir contigo mi pasión por el mundo del vino y ayudarte a disfrutar de nuevas experiencias con el vino y la gastronomía.