La madrugada del 27 de Abril de 2017 será una fecha que extenderá su sombra durante varios años. Esa noche una fuerte helada arrasó por completo los viñedos de la Ribera del Duero.

Se abrió entonces un periodo de días de cuarentena para saber qué hacer con los viñedos que ya estaban en fase de brotación. Entonces, las pesimistas previsiones que hablaban de una posible merma de la producción del 60 – 70% no andaban desencaminadas respecto a lo que ha pasado luego.

Por tanto, ¿Qué ocurre si un año la vendimia es escasa? ¿Qué hace el elaborador de vino?

 

 

El secreto para solventar los inconvenientes de una añada

 

Si un año ocurre que la vendimia es escasa, se produce un efecto muy dañino a todos los niveles, afectando de forma notable a la economía de la bodega.

Es lo que ha ocurrido en este 2017 en diversas zonas de producción de nuestro país.

 

1# Situación de la planta

 

Tras una helada que será recordada durante largo tiempo se abrió durante días un periodo de reposo para las viñas. Se trataba de esperar para ver cómo se producía la segunda brotación, porque pese a las inclemencias del tiempo, se esperaba que ésta fuera de buena calidad.

Cuando ocurren estas situaciones, y en concreto, en el caso de los que cultivamos de manera ecológica y biodinámica, la mejor opción es respetar el periodo de espera y reposo de la planta, ver cómo brota y analizar si es necesario reconducir o no la situación del viñedo.

No para el año, pues no se puede dar marcha atrás, sino de cara al año siguiente para que las viñas puedan tener una correcta poda y buena yema.

 

2# El Clima

 

Uno de los factores determinantes que de forma reiterada te menciono es el del clima, pues su influencia es concluyente para un trabajo como el mío.

La primavera, en la región de la Ribera del Duero, no está exenta de problemas en cuanto al cambio brusco de clima se refiere. Es habitual que las temperaturas entre un día y el siguiente sufran grandes variaciones.

Los enólogos tenemos que tomar decisiones importantes durante todo el ciclo, por ejemplo, una de ellas es proceder o no a una poda en verde para la recuperación de las vides que se suele realizar en primavera, máxime cuando estamos asentados en una zona donde no es raro que hiele puntualmente a finales de Mayo, o nos tengamos que enfrentar en algún momento al temido granizo.

A mí me gusta mucho echar mano del refranero, y no puede venir más al caso. Ya se sabe, “hasta el cuarenta de Mayo no te quites el sayo”. En el mundo del vino hay muchos más que sientan cátedra, ¿has oído alguna vez aquello de…? “Las lluvias por San Juan, quitan vino y no dan pan” o “Las lluvias por San Cipriano, hacen el vino más claro”.

Este año, además, esta revolución climática se ha extendido por toda la península, en zonas como Galicia se adelantaron cifras millonarias calculando las pérdidas en 72 millones de euros a causa de los daños por la helada, en viñedos de cuatro de las cinco denominaciones de origen gallegas.

 

3# Vendimia escasa en la Ribera del Duero

 

El brusco descenso de temperaturas y la sequía permanente durante todo el año en nuestra zona, la Ribera del Duero, nos ha tenido en jaque a muchos bodegueros y viticultores de esta denominación de origen.

La consecuencia directa ha sido tener que enfrentarnos a una evidente reducción de la cosecha. Lo que supone un problema a la hora de atender la demanda de los mercados que durante años hemos luchado por conseguir.

En el año 2017 en la Ribera se ha recogido un 70% menos de cosecha que en el año anterior. En principio de calidad excelente, lo que supone un gran alivio, pero las bodegas nos hemos visto en la tesitura de adaptarnos a las circunstancias, pues no podemos hacer notar los problemas de pérdidas en la añada. El consumidor no lo entendería y podría cambiar sus propios hábitos de consumo.

Esta escasez ya se ha evidenciado a comienzos de este 2018 y seguirá presente durante todo el año e incluso en 2019, por ejemplo, en un moderado encarecimiento del producto.

 

4# Vías Alternativas

 

Quizá durante este periodo crítico hayas podido leer propuestas de todos los tipos en busca de la mejor solución para estos problemas, aunque algunas resultan del todo inverosímiles.

En mi caso, escuchar como por ejemplo, dos bodegas burgalesas de la zona de Sotillo de la Ribera habían apostado por la última tecnología con una novedosa propuesta, helicópteros que aumentan las temperaturas.

Contrataron los servicios de un helicóptero oscense que realizaba vuelos a primera hora de la mañana, tomando la idea de nuestros vecinos franceses, y con el fin de mover las masas de aire frío que se pegan a las plantas para que no hielen la cepa. Se ha reconocido como una inversión extremadamente costosa, en cualquier caso es una alternativa.

En Campos Góticos las opciones son menores, pues mi compromiso es el cultivo ecológico. Lo que supone el respeto más absoluto por la naturaleza, la tierra y el clima autóctono de la Ribera del Duero. Dejamos que la naturaleza siga su curso y respetamos el ecosistema.

Renunciamos a usar pesticidas, tampoco abonos químicos que desvirtúen la verdadera expresión de esta tierra, además de que los viñedos son de altura. Están en la zona más alta de la Ribera del Duero, sobre los 900 metros. No queda otra que rendirse a los caprichos del clima.

Si en la Ribera se comercializan de media cien millones de botellas al año, la cosecha de 2017 no dará para más de medio millón de botellas y muchas bodegas optarán por la compra de vino a intermediarios afines, mientras otras bodegas pondremos como solución echar mano de existencias almacenadas, no pudiendo evitar que en algún momento se note la evidente disminución de la producción.

 

5# Diferencias en las añadas

 

Puede que te preguntes si es posible que vinos de diferentes añadas sean idénticos y esto facilite la búsqueda de soluciones cuando se da el problema de vendimia escasa. Pues la respuesta es no. Es muy complicado que no afloren matices diferentes en dos añadas.

Lo que sí es posible, es que una bodega tenga unas determinadas peculiaridades en sus cultivos que son transmitidos año tras año a sus vinos; siempre y cuando dicha bodega elabore el vino con uva propia de sus viñedos, es decir, que no compre uva a terceros.

Si partiéramos de la misma finca, con la misma variedad de uva y omitiéramos en parte el factor decisivo del clima suponiendo que es parecido cada año; las dos añadas podrían ser lo bastante similares para que fuera difícil afirmar lo contrario, salvo en el caso de paladares y narices muy entrenados y desarrollados.

 

Y tú, ¿Tienes en cuenta la calificación de una añada? ¿Te interesas por conocer el trabajo que hay detrás de la elaboración de un vino?

 

Espero haber contestado a todos los que me habéis preguntado por algunos de los diferentes problemas de producción a los que nos enfrentamos los viticultores.

Como ves, son muchos frentes abiertos, más si cabe cuando la elaboración ecológica no acaba en el viñedo sino que continúa en nuestra bodega, una vez que las mejores uvas de nuestros viñedos llegan tras ser recolectadas manualmente.

Espero tus comentarios y opiniones sobre este artículo.

 

Acerca del autor de este post, Pedro Gallego

Soy Pedro Gallego, fundador y enológo de Bodega Campos Góticos. A través de este blog quiero compartir contigo mi pasión por el mundo del vino y ayudarte a disfrutar de nuevas experiencias con el vino y la gastronomía.