Durante las últimas semanas hemos tenido días de mucho frío, con bajísimas temperaturas. Seguro que en tu tierra también has sufrido las inclemencias del tiempo y las abundantes lluvias.

Las bajas temperaturas de esta época que va de Mayo a Junio, vienen muy bien a nuestros viñedos, siempre que no sean tan bajas como una helada y no dure la situación de temperatura extrema durante demasiados días.

Si este fuera el caso, los viñedos se encontrarían en riesgo pues estamos en pleno proceso de floración al cuajado, para la formación de racimos.

Siempre te recuerdo que el clima es determinante en el resultado de lo que será la añada. Por eso hoy voy a contarte cómo esta situación cambiante e imprevisible, influye de forma diferente cada año.

 

 

Frío en Invierno y calor en Verano, hacen el vino más sano

 

 

El clima nos preocupa cada año a los viticultores, por no decir siempre; y principalmente en la inestable época de primavera.

Nos pasa con otro factor también importante como es la tierra. Me refiero a la composición del suelo sobre el que se asientan los viñedos. Estos son lo que son, cada año iguales. Es por ello que damos tanta importancia al clima, que al ser el factor variable, dependiendo de las estaciones cada año, podremos esperar un resultado diferente de los viñedos.

 

• Clima en la Ribera del Duero

 

En la Ribera del Duero, en general, el clima es muy extremo, pero en los viñedos de Campos Góticos lo es aún más, ya que están situados a 900 metros de altitud.

Lógicamente, contamos con ello cada año y hacemos intentos por retrasar cada campaña lo más posible la brotación de las viñas, para que el daño sea menor si se producen heladas tardías.

El problema lo tendremos si finalmente la helada es muy fuerte, bajando hasta seis grados bajo cero como ocurrió en la campaña pasada. Entonces las pérdidas de producción son muy importantes y difíciles de compensar con la calidad que nos aporta el frío. En el año 2017 la pérdida en la producción en la Denominación de Origen fue de media algo más del 50%.

 

• Importancia del calor y el frío

 

Tanto el calor, como el frío, son importantes para la calidad de un vino, sobre todo si las circunstancias adecuadas se dan en la época de maduración de la uva, que en estas latitudes debemos situar de mediados de Agosto en adelante.

Calor durante el día en época estival y frío por las noches, dan mucho carácter y personalidad a la variedad de uva Tempranillo. La piel (hollejo) es más firme, se le acumula color (antocianos) y aromas (temperos). La pulpa se hace más sabrosa y las pepitas adquieren una maduración fenólica más equilibrada.

Por tanto, la uva depende de las oscilaciones de calor y frío que por nuestra altura se dan de forma natural en los viñedos y nos ayudan a que el propio viñedo madure más despacio y nos aporte aromas afrutados y mucho color al vino.

Conseguimos así una calidad que de otra forma no se daría.

 

• Temperaturas nocturnas

 

Las temperaturas nocturnas pueden llegar a bajar hasta quince grados bajo cero, existen registros extremos, y a esa temperatura se pueden reventar los pies de las cepas o brazos, causando importantes daños.

Aunque es de justicia decir que el frío también sanea la tierra y las plantas, librándonos de parásitos que de no ser por este frío se multiplicarían de forma importante, pudiendo causar relevantes problemas durante la etapa vegetativa.

Refranes como “frío en invierno y calor en verano, hacen los vinos más sanos”, nos dejan una vez más constancia de la sabiduría popular. Los vinos son más sanos porque en ese caso no es necesario utilizar tantos productos químicos como en zonas de mayor calor y humedad.

No obstante, ya sabes que en nuestros cultivos no utilizamos ningún producto químico. Trabajamos la tierra y las plantas solo con tratamientos ecológicos, por ello, además es decisivo que nos acompañen las circunstancias climáticas. Si no fuera así, también nos las apañamos en el control de insectos, ya que, una plaga lo es solo cuando hay muchos individuos de una sola especie; no si hay biodiversidad.

 

• La helada y sus consecuencias

 

Los pasados días esperábamos, una vez más, en la Ribera del Duero y tras los avisos meteorológicos, que de madrugada pudiéramos tener temperaturas por debajo de cero.

Finalmente, las temperaturas bajaron, dependiendo de la zona, hasta los tres grados bajo cero y se produjeron algunos daños en las plantas. Cuando la temperatura baja de esta forma y se mantiene durante algún tiempo, varias horas, los brotes nuevos de la planta y las yemas que ya se encuentren adelantadas y a punto de brotar, se congelan.

Lo más probable es que el escenario del cielo esté despejado en estas circunstancias, quiero decir, que no hay nubes. Por eso las temperaturas han bajado tanto, porque el cielo nocturno estaba estrellado y el frío de las alturas desciende hasta toparse con la tierra.

El hecho de que el cielo esté despejado, supone que cuando el sol sale coge a las plantas congeladas y las quema, destruyendo en gran medida su parte verde. En estas nuevas brotaciones ya podemos ver los pequeños racimos, que al ser destruidos por el hielo, disminuirán la cosecha del viñedo.

Sin embargo, y pesar de todo, parece que ahora hemos cambiado de tercio y toca enfrentarse a las abundantes lluvias y el temido granizo. Estaremos ojo avizor, pues como reza otro dicho popular “las lluvias por San Juan, quitan vino y no dan pan”.

 

¿Te interesas por conocer el proceso de trabajo necesario y sus dificultades, para elaborar vino? ¿Conoces los métodos de la Agricultura Biodinámica?

 

Ahora entiendes un poco más sobre el problema de los climas fríos para la calidad del vino.

Los vinos de climas cálidos, o con poca variante térmica del día a la noche durante su estado vegetativo, son vinos con una personalidad diferente a los de climas que aportan mayor temperamento.

Ocurre como con las personas, y el carácter de los que viven en lugares más bien fríos y los que viven en climas cálidos, nada tiene que ver vivir en Palencia con residir en Sevilla. Las personas también somos diferentes dependiendo de clima.

Espero ya tus comentarios.

 

Acerca del autor de este post, Pedro Gallego

Soy Pedro Gallego, fundador y enológo de Bodega Campos Góticos. A través de este blog quiero compartir contigo mi pasión por el mundo del vino y ayudarte a disfrutar de nuevas experiencias con el vino y la gastronomía.