El buen tiempo trae consigo momentos de relax, tiempo libre, paseos hasta que cae el sol y las ansiadas vacaciones para millones de afortunados.

Tenemos la posibilidad de poner en marcha algunos de esos planes que se habían quedado en espera.

Si eres de los que, entre estos planes, disfrutas de los pequeños placeres y tranquilidad de una buena cena con familia y amigos, te propongo a continuación 12 maridajes de vino para disfrutar de un verano sabroso y fresquito. 

 

 

Vinos y platos frescos para disfrutar durante el verano

 

Sin duda, los vinos blancos bien fresquitos son los preferidos en verano.

Si aún no has probado el Verdejo Campos Góticos D.O. Rueda te recomiendo hacerlo. Será un fantástico acompañante para los pescados, mariscos y arroces marineros que puedes disfrutar en los restaurantes durante el verano.  

Pero si eres más de vinos tintos incluso en verano, hay estupendos maridajes de verano con tintos que resultan frescos y te permiten apreciar mejor los sabores de ciertos platos típicos del verano.

 

#Primeros platos

 

• Gazpacho y salmorejo

Son platos estrella del verano por el frescor que aportan, sin embargo, buscarles la pareja ideal no es tarea sencilla. Ten en cuenta que la “sopa fría” más famosa de España, incluye ingredientes de sabor contundente: tomate, ajo o pepino. Por lo que va a requerir un vino con intensidad, que se haga notar sin opacar los ingredientes.

Recomendables son un vino fino, que potenciará matices, o un Jerez generoso de sabor pero que aporta un regusto amargo para contrastar la acidez de las verduras y su aliño. Un blanco cítrico también puede funcionar.

 

• Ensalada de pasta

Una de las mejores cosas que tiene la pasta es que combina perfectamente con todo tipo de ingredientes, aunque es cierto que los italianos nos acusan reiteradamente al resto de países, de mancillar su ingrediente por excelencia pasándola demasiado y acompañándola de excesivos aderezos.

Sería acertado elegir un sabroso vino rosado. Aunque los vinos tintos jóvenes o blancos con cuerpo, también son un buen complemento.

 

• Ensaladas

Un plato tradicional en nuestra gastronomía para el verano es la ensalada campera. Además de ser fresco, contiene ingredientes que de forma recurrente añadimos a nuestra dieta en los meses de calor, sin cansarnos. Si te decantas por este plato para abrir tu menú, elige un buen vino blanco con notas frutales y fondo de hierbas.

Otra alternativa, es la ensaladilla rusa, para ella recomiendo un vino tinto, cálido y denso, que no pierda potencia con el aceite y contrarreste el frío de este plato.

 

• Pistos

A diferencia del anterior caso, este plato suele consumirse habitualmente caliente. La presencia de ingredientes como berenjena, calabacín o las salsas, dan mucho cuerpo al plato de verduras, por lo que pide ser estructurado con vino tinto con persistencia en paladar; puede ser joven si es de buena calidad.

 

• Carpachos

El carpacho permite estar hecho de diferentes materias primas: de gambas, atún o salmón. Aunque también es popular encontrar otras variedades como el de ternera o bacalao. Es un plato fresco por sus ingredientes, como por sus aliños a base de tomate, y además muy saludable.

Un vino blanco con aromas de cítricos, como piña y manzana, y con un posgusto amargo y frescor en boca, será perfecto para combinar.

 

#Platos principales

 

• Paella

Para el plato principal en verano, como no podía ser de otra manera, apostamos en muchas ocasiones por la paella, ya que es siempre garantía de éxito. El único inconveniente es que existen tantas paellas como cocineros, puesto que el arroz es un ingrediente base que parece admitir todos los acompañamientos.

Antes de descorchar la botella ten en cuenta cuál es tu tipo de paella, por ejemplo, si es de variedad valenciana, con carne, lo más recomendable es optar por vinos tintos con un punto afrutado y servidos a baja temperatura pero sin pasarse, para no ahogar el sabor del arroz. Una apuesta segura para estos casos: Campos Góticos Crianza 2012. Es un vino con cuerpo, con tanino dulce y redondo, que nos da un paso suave en boca. Los 16 meses de crianza en barricas de roble, le confieren una carácter especial. Puedes encontrarlo en los mejores restaurantes.

Si se trata de una paella de marisco, como es el caso de las que incluyen cigalas, mejillones, gambas u otros frutos del mar, entonces los vinos blancos adelantan posiciones, ya que los verdejos y albariños, siempre que sean frescos se presentan como la mejor elección posible.

 

• Steak tartar

Este plato se ha ido posicionando de alta demanda hasta estar considerado un manjar durante todo el año, pero es por sus ingredientes que cobra más fuerza en la época estival. Plato frío con base de carne de vacuno cruda y acompañado de alcaparras, pimienta, huevo y diferentes salsas, hacen que se entremezclen diversos sabores en boca, desde el dulzor de la carne a los matices del aderezo.

Por estos motivos, y dado que es un plato fresco, elegiría un vino a baja temperatura también. Blancos con baja acidez y espumosos serán el mejor acompañante.

 

• Barbacoa

Otro clásico ineludible del verano que ameniza comidas y meriendas. En este caso, y dependiendo de la carne, el vino tinto puede expresarse en todo su esplendor. Tan válido es una copa de vino tinto afrutado, como una de reserva. Podríamos seguir la regla más es más, a mayor calidad de la carne mayor calidad del vino para acertar.

Cuando hemos seleccionado carnes rojas no está demás tener a mano buenos tintos. Las uvas tempranillo y garnacha deben venir a tu mente nada más hayas hecho el pedido en la carnicería. Si por otro lado, estás planificando una barbacoa informal y de carnes ligeras, abre el abanico a tus comensales para que puedan elegir entre los tintos y algún vino frío rosado.

Pongamos que, rizando el rizo, has elegido sorprender con una brasa a base de verduras o brochetas que incluyen vegetales, entonces lo que necesitas es contar con un vino blanco ligero.

 

• Carnes

Hay un plato típico del sur que solemos cocinar en verano huyendo de los guisos o potajes, más apetecibles en los meses de invierno, la carne mechada. Suele ser carne cocida de cerdo y se toma en frío como el lacón. Por su sabor intenso y profundo sabor, es muy acertado acompañarlo de un tinto de trago fácil.

 

• Sushi

El sushi es un plato que se ha introducido sin problemas en algunos sectores de nuestra gastronomía. Una de los menús orientales más famosos, puede combinarse acertadamente con vinos de nuestra tierra. Para esta mezcla de culturas opta por un vino blanco. Cuidado, porque no todos cumplen, mejor que sea fresco, aromático o afrutado.

 

• Pescados y mariscos

En los pescados ocurre lo mismo que con la carne de pollo y otras blancas, aunque el pescado combina a la perfección con vinos blancos, el tinto también puede ser una opción dependiendo del tipo de pescado y de su guarnición.

Por ejemplo, un pescado graso como el salmón, puede acompañarse de un tinto de carácter más joven. Pero, en general, el maridaje de vino blanco y pescado es la apuesta segura. Para pescados con un sabor fuerte, como puede ser la lubina, un vino blanco de crianza será una opción excelente.

En cuanto al marisco, los vinos blancos en general son perfectos para acompañar cualquier tipo de marisco, ya que su composición hace que resalte como ninguno ese sabor a mar tan especial.

 

#Postres

 

Qué te parece si para finalizar tomamos algo refrescante como un buen helado. Si no quieres arriesgar, tener que conocer todos los gustos de tus comensales previamente, o hacer una lista de sabores de helados; aquí el vino espumoso será tu aliado para contrarrestar ciertos sabores intensos de los congelados hechos a base de cítricos.

Ahora bien, si tu postre tiene de base el ingrediente dulce por excelencia, el chocolate, cambia la cosa. Para los helados o tartas de chocolate amargo y café; prueba con un buen tinto crianza.

 

¿Listo para disfrutar del vino en verano?

 

Estos platos frescos combinados con estos vinos, lograrán una armonía inmejorable para el disfrute de aromas y sensaciones en los meses de verano. Ya sólo queda tomarlos en la compañía perfecta.

Como ves, hay espacio para cualquier vino, tintos, blancos, rosados… Solo se trata de maridarlos adecuadamente.

Si aún no los conoces, aquí puedes ver todos los vinos Campos Góticos que puedes encontrar en bares y restaurantes para maridar tus platos durante los meses de calor y disfrutar de un verano intenso y fresco.

Ahora te toca a ti. Cuéntame cuales son tus maridajes favoritos y qué vinos te gustan más para el verano. Te espero en los comentarios del artículo, aquí debajo.

 

Acerca del autor de este post, Pedro Gallego

Soy Pedro Gallego, fundador y enológo de Bodega Campos Góticos. A través de este blog quiero compartir contigo mi pasión por el mundo del vino y ayudarte a disfrutar de nuevas experiencias con el vino y la gastronomía.