En el momento de explosión gastronómica que vivimos, el maridaje del vino no se puede simplificar a que los vinos blancos deben acompañar al pescado o marisco y los vinos tintos deben casarse siempre con las carnes.

Hoy quiero hablarte de un maridaje bien avenido, entendido como la unión armónica de dos cosas entre sí, vino y comida; para realzar el placer de tomar ambos.

Y dadas las fechas en las que estamos, voy a intentar ayudarte a sorprender a tus invitados en los muchos eventos sociales y familiares que están por venir esta Navidad. ¿Cómo saber qué tipo de vino marida mejor con cada una de las recetas más típicas de la Navidad?

 

Claves para acertar al maridar con vino

 

1# Preparar la cita:

 

Una idea que yo siempre propongo es hacer una planificación global de la celebración. Si piensas en cada elemento por separado te será más complicado realizar un acierto de menú.

Si bien tenemos claro que, por ejemplo, para una cena no podemos elaborar todos los platos con ingredientes pesados, así también debemos otorgar el papel adecuado a cada vino dentro del menú.

Como regla general, no elegiremos los vinos de mayor cuerpo para el inicio de la velada. De hacerlo, corres el riesgo de relegar a un segundo plano los vinos más ligeros con la consiguiente pérdida de interés de los comensales.

Normalmente, acertarás yendo de más a menos: vinos blancos o rosados para entrantes y primeros platos, siguiendo con vinos jóvenes, y otorgando mayor presencia a los tintos maduros para rematar platos principales.

 

2# Buscar la asociación o el contraste:

 

Sobre gustos no hay nada escrito, puedes optar por ser más conservador o tradicional, ligando tus platos por asociación, o bien optar por el contraste y plantear algo más de riesgo en la reunión.

En el primer caso, vas a jugar a complementar platos y vinos. Para ello te recomiendo que prestes atención a las sensaciones que ambos te producen.

Hay personas que son de olfato fino y que se dejan llevar por los olores, otros que tienen más en cuenta la estética de presentación o color, y otros solo dan importancia al sabor. Toma tu criterio y úsalo de guía.

En el caso del contraste, haz justo lo contrario, equilibra platos y vinos, pensando siempre en su opuesto. Por ejemplo, si preparas unos entrantes fuertes y salados como los quesos, sería interesante que optes por un vino dulce o de notas ácidas, de esta forma suavizas el potente sabor.

Mi clave es la compensación. Si propongo un plato muy elaborado elijo un vino más sencillo para equilibrar. Así como, si preparo una carne roja acompañada de un guarnición al punto, veo una buena oportunidad para abrir un vino con más cuerpo y matices complejos, como un Campos Góticos Crianza 2012.

 

3# Menú ideal de Navidad:

 

Entrante: Habitualmente en nuestro país, comenzamos los encuentros navideños con los aperitivos, bien con el excelente marisco que tenemos o directamente algo a la plancha.

Una opción estupenda es acompañarlo con un vino blanco por sus sabores frutales y equilibrada acidez. En otros países están más acostumbrados a comenzar con un espumoso como el cava.

Y cómo olvidar el entrante por excelencia: el jamón. Solemos acompañarlo de un vino tinto como norma general, sin preocuparnos por cuál elegimos, pues lo importante parece ser solo el jamón. Te propongo que vayas un paso más allá, probando a asociarlo con un vino muy especial, nuestro Pecunia 12 meses 2013, no te dejará indiferente.

Desde las bodas, pasando por los eventos formales, hasta llegar a las Pascuas, el cóctel de marisco siempre encuentra su lugar. Si frecuentemente acompañamos el marisco de vino blanco, porque no complementar en esta ocasión dos productos de la tierra, te sugiero un buen albariño que aportará algo de complejidad con sus notas salinas.

 

Primer plato: Uno de los clásicos de la Navidad es el pescado al horno, por ejemplo, el besugo a la espalda. Te sugiero que rompas la norma general de asociarlo con un vino blanco y optes por potenciar su excelente sabor con un vino tinto suave, muy adecuado también para otras opciones como para el salmón o el bacalao.

 

Plato principal: Últimamente se están haciendo fuertes en nuestra dieta las carnes blancas, como el pavo, cada vez más introducido en nuestro país en estas festividades.

Seguro que has pensado impulsivamente en un tinto que le vaya perfecto a una carne a la que es difícil encontrarle el punto exacto de jugosidad.

Pero puedes sorprender a los invitados a tu mesa con otra opción como un blanco de Rueda, la variedad verdejo más contundente, es muy adecuada. Campos Góticos Verdejo 2016, es muy versátil, perfecto en aperitivos de queso y patés, verduras, ahumados, pescados y mariscos, arroces y  estas carnes blancas.

Si por tu parte, has pensado cocinar una carne más contundente como un asado, tan apetecible en estos días, el plato agradecerá un vino con más cuerpo, porque aligera las sensaciones grasas de un cordero o cochinillo en boca. En este punto la solvencia de un vino con mayor crianza te proporcionará el acierto, te animo a que elijas Campos Góticos Reserva 2004 para asados y carnes rojas; o 7 Lunas Vendimia Seleccionada 2005 para guisos más elaborados y platos de caza.

 

Postre: Asiduamente, los postres se maridan con un vino dulce, considerado el tipo más adecuado a pesar de que el propio postre suele ir ya cargado de azúcar.

Te aliento a que seas osado y elijas sorprender eligiendo en esta ocasión un vino diferente para dar importancia y un toque alternativo a los turrones, polvorones, postres con base de almendras y otros frutos secos.

 

4# Tratamiento del vino:

 

Una clave esencial para atinar en el maridaje ideal está en ofrecer un buen servicio del vino elegido. Se trata, en definitiva, de que tanto comida como vino estén en óptimas condiciones.

 

Descorche: Una vez conseguida la temperatura deseada, pasamos al momento mágico del descorche. Cortando la cápsula con cuidado y usando un sacacorchos más funcional que estético. Busca modelos que tengan espiral larga, son más adecuados. Realiza la operación con suavidad, al vino no le gusta la brutalidad, y procede a decantar.

 

El decantado: La decantación va orientada a la aireación y oxigenación, por lo que no es necesario en todos los vinos. No todos todas las botellas deben ser abiertas antes del consumo, aunque lo cierto, es que en general le sienta bien a casi todo el vino. Es un efecto positivo para que el potencial aromático del vino se exprese e intensifique.

 

La temperatura: Suele ser un aspecto que se descuida. La temperatura ambiente, frecuentemente, es más alta de lo recomendable. No se debe confundir la temperatura ambiente de una bodega, entre los 16-18º, con la de una casa.

Lo mismo ocurre con los vinos blancos, no es necesario llegar casi a congelarlos, deben estar fríos sí, pero no tanto como para perder propiedades o su aroma.

No es necesario meter nunca un vino en el congelador, ni un tinto muy caliente en una cubitera de hielo.

Tampoco olvides tener en cuenta que el vino gana en la copa uno o dos grados suplementarios.

 

5# Gusto personal:

 

El maridaje va a depender fundamentalmente de tu propia pericia con aromas, sabores o texturas. Yo tengo una regla de oro, elegir un vino que me guste beber solo.

Ten en cuenta que si encuentras un vino con la personalidad suficiente para proporcionarte una buena experiencia, ya solo tienes que descubrir con cual de tus platos favoritos combinarlo.

Valora además factores como el tipo de alimentos que vayas a preparar, la forma en la que los cocinas habitualmente y el gusto personal de tus comensales.

 

¿Y tú, cómo maridas tus recetas de navidad?

 

¿Qué importancia le das al vino en tus menús? ¿Qué tienes en cuenta para elegir tu maridaje ideal? ¿Piensas y planificas con antelación las comidas de estas fechas?

Me encantaría que me comentaras qué te ha parecido este artículo y si tienes alguna combinación de plato y vino que siempre usas porque te resulta infalible.

 

Quizás también te interese leer:

Factores esenciales para elegir un buen vino

Entre los mejores vinos en Guía Peñín 2018

Acerca del autor de este post, Pedro Gallego

Soy Pedro Gallego, fundador y enológo de Bodega Campos Góticos. A través de este blog quiero compartir contigo mi pasión por el mundo del vino y ayudarte a disfrutar de nuevas experiencias con el vino y la gastronomía.